Así la Policía desmanteló la banda de ‘Los Boyacos’
ANNP. 11-JUN-13. Las investigaciones preliminares dan cuenta que esta organización manejaba entre 80 y 100 millones de pesos mensuales como producto de la comercialización de estupefacientes en la zona instrumentalizando menores de edad y son responsables de 6 homicidios comprobados en el último año en la Localidad de Suba Bogotá D.C En septiembre de 2.012 el sector de la Gaitana (Localidad de Suba), presenta un singular incremento criminal aparentemente por homicidios por encargo y situaciones delincuenciales relacionadas con el hurto a personas principalmente. Inmediatamente las capas de policía judicial e inteligencia de la localidad, inician una labor investigativa para determinar cuales eran las causas de estas atípicas situaciones y sobretodo establecer quienes eran los que estaban detrás de estos anormales comportamientos criminales.

A los pocos meses los investigadores de la Metropolitana de Bogotá, logran establecer que en el sector de Gaitana y con gran influencia en barrios cercanos como: San Pedro, Santa Rita, Lisboa, Santa Cecilia y Villa Cindy, existe una organización criminal que no sólo se dedica a la venta de estupefacientes, es también responsable de generar ‘amenazas de muerte’ y ‘lesiones personales’ a quienes informan a las autoridades algunos episodios criminales de estos sujetos; inclusive procuraron formar toda una cadena de ‘silencio y temor’ al seno de una vasta zona de la localidad en donde delinquían con miles de artimañas para evitar la acción de las autoridades.

Este trabajo investigativo al poco tiempo concluyó que se trataba de ‘Los Boyacos’, una estructura delincuencial dedicada al microtráfico, muertes por encargo, micro extorsión, desplazamiento intra urbano y hasta promotores en la instrumentalización de niños para convertirlos en ‘consumidores’ y posteriormente volverlos ‘distribuidores’. El cabecilla de esta organización era Joaquín Ortiz Cuellar, alias ‘Joaco’ de 42 años. Responsable de traer entre 20 y 30 kilos mensuales de ‘pasta de coca y ‘clorhidrato de cocaína’ de los municipios de Otanche y Muzo (Boyacá), estupefacientes que eran distribuidos al menudeo en más de 15 ollas de la localidad y por la redes de ‘jibaros’ por ellos organizadas; manejaba las estructuras sicariales de la banda y las finanzas. Tiene cuatro ingresos a la cárcel por delitos relacionados con tráfico de estupefacientes y porte ilegal de armas. Héctor Iván Martínez, alias el ‘Burro’ era el jefe de sicarios de la organización, se encargaba además del empaquetamiento de los estupefacientes al menudeo, conseguía las armas de fuego, motocicletas y municiones para la comisión de los diferentes homicidios por encargo. John Jairo Rincón Bareño, era el encargado de surtir las ollas y era quien ‘reclutaba a los niños’ para introducirlos en el negocio primero como ‘consumidores’ y con el tiempo hacerlos ‘jibaros’. Este sujeto era el que incitaba a los menores de edad para que robaran toda clase de elementos como celulares, billeteras y carteras para luego poder convertirlos en droga. Yeison Duarte Colorado era el pistolero de la organización, la Policía Metropolitana de Bogotá investiga seis homicidios en la ciudad en donde este hombre participó como autor material, inclusive hacía ‘trabajos’ fuera de la ciudad por encargo de alias ‘Joaco’.

El final de esta peligrosa banda llegó a su fin el jueves de la semana pasada, cuando después de 11 allanamientos en igual número de inmuebles, se logra la captura de 14 personas (8 hombres y 6 mujeres). Luego de una ardua y extensa audiencia, un juez de garantías da medida de aseguramiento a 12 personas, dos mujeres quedan exoneradas de la medida intramural una de ellas es menor de edad. La Policía Metropolitana de Bogotá continúa en su compromiso de seguir cumpliendo las directrices de la Dirección General de la Policía en su lucha contra todas las manifestaciones del delito que alteran la seguridad y convivencia ciudadana.



Todos los derechos reservados 2012.

www.policia.gov.co