Salud mental
Salud mental

Los adolescentes se encuentran en una etapa muy particular de la vida, donde se presentan ante el dilema de dejar la niñez y empezar a asumir responsabilidades, acciones propias del rol en el adulto. 

 

Comportamiento en adolescentes 

En diferentes estudios se ha encontrado la existencia de una relación entre la calidad de comunicación entre padres e hijos y la autoestima, que actúan como factor protector para que el adolescente no presente comportamientos delictivos.  Esto llama la atención, debido a que el fortalecimiento de la comunicación debe ser desde la misma llegada de ese ser a la familia. 

 

El afecto y el amor son como abono para que florezcan los mejores comportamientos del ser humano.  Un niño amado y respetado será un adolescente que ofrece y recibe lo mismo: 

Dese cuenta que su hijo es diferente a todos los demás, que tiene sus habilidades propias y realiza las cosas en un tiempo determinado, siéntase orgulloso de él, no espere que sea como usted quiere que sea, sin embargo es un niño que requiere orientación y educación permanente; recuerde que lo más importante es enseñarle a buscar metas y objetivos cumplibles enmarcados en el respeto a los demás y seguimiento de normas.   

¡Se cría un hijo para la sociedad y no una sociedad al servicio de su hijo! 

Entre las dificultades que suman al dilema del crecer o quedarse chicos, encontramos:  

Abuso de poder y autoridad del cual son objetos o el cual pueden pretender manejar para sus relaciones con los otros, llevando a generar: 

  • Baja autoestima 

  • Fallas en la comunicación 

  • Conflictos individuales 

  • Adicción a drogas (lícitas como el alcohol o ilícitas) 

  • Inadecuado manejo del estrés 

  • Baja capacidad para resolver problemas cotidianos 

  • Baja tolerancia a la frustración 

  • Falta de metas, proyectos de vida y otros 

  • Manejo del tiempo libre 

 

Busque maneras pacíficas de resolver sus conflictos.  No tiene nada de malo discutir las cosas; inclusive es saludable, siempre y cuando la discusión no se vuelva violenta.   

 

Depresión ¿Cómo identificar la depresión? 

También la depresión es uno de las complicaciones  que pueden aparecer particularmente en este ciclo de vida, a la cual se llega si se cuenta con cuatro o más de los siguientes síntomas casi todos los días, por más de dos semanas: 

 

  • Tristeza, ansiedad o desesperación 

  • Falta de interés o de gusto en sus pasatiempos o actividades usuales 

  • Cambios de apetito, o ganancia o pérdida de peso sin ninguna explicación 

  • Dolores frecuentes de espalda, y de cabeza, problemas del estómago u otros malestares que no se quitan con tratamiento 

  • Insomnio o mucho sueño 

  • Fatiga, cansancio y falta de energía 

  • Inquietud o irritabilidad 

  • Sentimientos de inutilidad o de culpa 

  • Incapacidad para concentrarse, recordar cosas o tomar decisiones 

  • Pensamientos frecuentes sobre el suicidio o la muerte 

 

Todo el mundo se pone triste o llega a tener una depresión en algún momento de la vida.  

El estar triste no siempre quiere decir que usted vaya a tener una depresión muy fuerte.  Las malas noticias y las decepciones pueden hacer que usted se ponga triste, quizás por varios días.  Esto es normal, siempre y cuando la tristeza no se vuelva permanente. El pesar o la pena también pueden causar una tristeza normal.  

 

Recomendaciones para afrontar la depresión  

Usted puede recuperarse aunque esté muy triste. Quizás pueda curarse con sus propios cuidados en casa. Y aún en los casos más serios, los cuidados en casa pueden reforzar el tratamiento profesional. 

  • A la primera señal de depresión, hable con un familiar o con un amigo de confianza.  Cuando uno se siente deprimido, puede perder la capacidad de verse claramente a sí mismo. Su amigo o familiar puede ayudarle a ser más realista. 

  • Piense qué es lo que podría estar causando o empeorando su depresión: 

  • ¿Podría deberse a alguna medicina? Repase con un farmacéutico o un doctor todas las medicinas que esté tomando, sean de receta o no. 

  • Sea activo. Muchas veces ayuda entretenerse y distraerse con el trabajo, los pasatiempos o lo que sea. Lo importante es no estar sin hacer nada. 

  • Haga ejercicio con regularidad.  Por lo menos, dé caminatas largas. Éstas ayudan a aclarar la mente. 

  • Trate de reírse.  La risa, como el ejercicio, puede ayudarle a sentirse mejor. 

  • Estímese más a sí mismo. 

  • Convénzase de que no siempre estará deprimido.  Luego busque señas de que ya se le está pasando la depresión. 

  • Rodéese de personas alegres y optimistas. 

  • Vincúlese a grupos que compartan sus aficiones o deportes. 

Adicionalmente le será muy útil para manejar la depresión, unas técnicas de relajación.  

Quizás necesite un poco de práctica para acostumbrarse a dichas técnicas. Pero una vez haya entrenado a su cuerpo y a su mente a relajarse (en dos o tres semanas), usted podrá hacerlo en cualquier momento que lo desee. 

 

Relajación progresiva de los músculos 

El cuerpo reacciona a pensamientos o situaciones difíciles poniendo los músculos tensos o apretados, lo cual puede causar dolor o molestias.  La relajación profunda de los músculos reduce la tensión del cuerpo, y también la ansiedad mental.  Usted puede usar una cinta grabada que le ayude a recorrer todos los grupos de los músculos para relajarlos. o simplemente puede poner tenso y luego relajar cada grupo de músculos. 'La relajación progresiva de los músculos sirve para combatir los problemas de salud relacionados con el estrés y, a menudo, le ayuda a la gente a dormirse. 

 

El abuso del alcohol 

El uso excesivo del alcohol u otras drogas es un problema frecuente en la adolescencia y debe ser controlado para evitar enfermedades y riesgos que comprometen su bienestar.  

Una adolescente tiene un problema con el alcohol si el beber afecta su salud o su vida diaria.  Una persona se vuelve alcohólica cuando su cuerpo o su mente empiezan a depender del mismo. 

Cuando se bebe alcohol en exceso y por mucho tiempo, éste afecta al hígado, los nervios, el corazón, el cerebro y el estómago. También aumenta la presión de la sangre y causa problemas sexuales y cáncer.  El abuso del alcohol también puede hacer que la persona se vuelva violenta, aumente su riesgo de accidentes, se aparte de los demás y tenga dificultades laborales, familiares y sociales. 

 

El abuso de las drogas 

El abuso de drogas es otro de los refugios que algunos adolescentes toman ante las angustias propias de la edad, llevándolos el consumo de marihuana, cocaína, heroína u otras drogas ilegales, como el abuso de medicinas recetadas por los médicos. Algunas personas empiezan a usar drogas para sentirse bien, o para escaparse de sus tensiones y problemas emocionales. 

 

¿Cómo las prevenimos? 

  • “Sirva bebidas que no sean alcohólicas en las fiestas y las comidas”. 

  • No use regularmente medicinas para dormir, perder peso o calmarse los nervios, sin la supervisión cuidadosa de su médico. Busque soluciones que no requieran medicamentos. 

  • Fíjese si está muy tenso o nervioso. Trate de entender y resolver las causas de la depresión, la ansiedad o la soledad.  No use alcohol ni drogas para escaparse de sus problemas. 

  • No deje de tomar ninguna medicina de repente, a menos que su médico se lo recomiende. Algunas medicinas provocan síntomas muy graves si uno deja de tomarlas de repente. 

  • No beba alcohol cuando esté tomando medicinas.  El alcohol puede causar complicaciones serias. 

  • Nunca maneje un vehículo bajo los efectos del alcohol o las drogas. 

 

Si a usted le preocupa la manera en que un adolescente bebe, usa drogas o medicinas: 

  • Ayúdelo a apreciarse a sí mismo y a reconocer lo que vale como persona.  Ayúdelo a ver cómo puede triunfar en la vida, sin la necesidad del alcohol ni las drogas. Muéstrele que lo apoyará en sus esfuerzos por cambiar. 

  • Nunca ignore el problema. Hable de él como de cualquier otro problema médico. 

  • Pregúntele si aceptaría ayuda.  No se desanime si le dice que no la primera vez.  Siga preguntándole.  Si alguna vez la persona acepta, busque ayuda ese mismo día.  Llame a un profesional de la salud o a Alcohólicos Anónimos para hacer una cita de inmediato. 

Algunas señales que nos pueden tentativamente indicar el abuso del Alcohol u otras Drogas, son: 

  • Ojos rojos, dolor de garganta, tos seca y cansancio (suponiendo que no tenga alergias). 

  • Cambios notables en los hábitos de dormir o de comer. 

  • Cambios de humor, hostilidad o comportamiento abusivo. 

  • Problemas en el trabajo o en la escuela; muchas ausencias. 

  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas. 

  • La persona se aparta de los demás o cambia de amigos. 

  • La persona roba, miente y tiene malas relaciones con su familia. 

  • Descuido en la apariencia personal. 

  • Olores particulares en la ropa y el cuarto. 

  • Bajo rendimiento académico y escolar. 

 

Proyecto de vida 

La mejor ayuda que puede tener un adolescente en esa difícil etapa, es la generación de espacios propicios que le lleven a pensar en unas metas a corto, mediano y largo plazo que le lleven a suponer una serie de esfuerzos y recompensas que le impulsen a seguir adelante y que le hagan autoentender que vale la pena seguir adelante, mientras se suman a la vida laboral. En ello la generación de proyectos de vida juega un papel fundamental. 

Por eso vemos que las personas con metas claras son felices y optimistas en general, así como disfrutan más la vida y a menudo se muestran más saludables. 

El optimismo es un recurso para curarse. Las personas optimistas tienen mejores probabilidades de vencer el dolor y las dificultades que tengan durante un tratamiento.   

En cambio, el pesimismo parece empeorar los problemas de salud.  Una investigación a largo plazo demostró que a las personas que ya eran pesimistas cuando iban a la universidad sufren de más enfermedades hasta los 60 años de edad. 

 

  • Sea optimista y tenga muchas esperanzas de estar sano o de curarse. 

  • Cultive su buen humor, sus amistades y su cariño. 

  • Tenga fe. 

  • No tema reírse, hágalo con frecuencia durante el día. 

 

El bienestar mental 

La clave del bienestar mental es apreciarse a uno mismo.  Quizás usted haya oído que algunas personas se enferman simplemente por creer que están enfermas.  La evidencia que se tiene hasta ahora sugiere que lo mismo puede ser cierto con respecto a la salud.  Es decir, que lo que uno piensa afecta la salud y el bienestar, ya sea de un modo positivo o negativo. 

La conexión entre la mente y el cuerpo 

La ciencia médica está haciendo descubrimientos importantes sobre la forma en que las esperanzas, las emociones y los pensamientos afectan la salud.  Los investigadores han encontrado que una de las funciones del cerebro es producir sustancias que pueden mejorar la salud.  Su cerebro puede producir calmantes naturales para el dolor (gammaglobulina para fortalecer el sistema de defensas del cuerpo e interferón para combatir las infecciones, los virus y hasta el cáncer. 

Su estado mental afecta cómo funciona su sistema de defensas.  Por lo tanto, afecta también la habilidad de su cuerpo de curarse a sí mismo.  Su nivel de optimismo y su actitud hacia el futuro, pueden afectar lo que sucede dentro de todo su cuerpo. 

Fortalecimiento de la familia 

La familia es la unidad social por excelencia y se constituye en escenario de emociones maravillosas que unen día a día a cada uno de sus integrantes. Todos deben trabajar sin descanso para preservar el vínculo familiar con el adolescente. 

 

Recomendaciones para fortalecer el vínculo familiar 

  • La primera prioridad en su vida y en su hogar, es estrechar la vida afectiva con su familia: Dedíquele tiempo. 

  • De a sus hijos trato acorde con su edad. 

  • Utilice a diario palabras amorosas y  positivas en su lenguaje. Siéntase orgulloso de los miembros de su familia. 

  • Los miembros de su  familia quieren a otras personas y necesitan de otras relaciones que los ayuden en su desarrollo. 

  • Acepte que todos tenemos derecho a cometer errores, mucho más los niños y adolescentes. 

  • De gusto a los miembros de su familia, agrádelos. 

  • Acepte que su familia es una bendición no una carga. 

  • Dígales a diario cuánto los quiere. Acéptelos con sus diferencias, respételos. 

  • Nunca utilice la violencia física, cuente hasta 10, serénese... e inicie el diálogo y la comunicación. 

  • Las relaciones y comunicación familiar deben estar enmarcadas dentro del  afecto, amor y el respeto hacía cada uno de sus miembros. 

  • La vinculación afectiva de amor se establece desde el vientre materno y desde la concepción misma. 

  • Cuando tenga dificultades en la relación, establezca canales adecuados de comunicación, sea directo y franco. Hable y escuche al otro sobre lo que está pasando. 

  • Nunca arregle un conflicto cuando esté de mal genio. 

  • Al momento de resolver una dificultad recuerde el amor que siente por el otro, no lo haga sentir mal, no lo subvalore, no lo irrespete. 

  • Cuando un miembro de la familia cometa una falta, sancione la falta, no a la persona. 

  • Las crisis son normales, de ellas se debe aprender y se deben manejar para que no continúen.  

  • En caso de existir riesgo de disolución familiar, busque ayuda profesional,  recurra a los Establecimientos de Sanidad de la  Policía Nacional. 

Debemos  acabar la violencia  intrafamiliar a partir de la promoción del buen trato en la familia.