Aunque hombres y mujeres en la etapa de la adultez comparten muchos riesgos, se encuentran también algunas diferencias que vale la pena tener en cuenta. Lógicamente, algunas de ellas están relacionadas con su sexo: cáncer de próstata y de testículo; y  las otras con su rol masculino, por ejemplo, el hábito de fumar y beber alcohol es más frecuente en los hombres.
 

Dentro de los eventos que más presentan los hombres encontramos:

  • Coronariopatías (70% más que las mujeres)
  • Cáncer de pulmón, tráquea, faringe, esófago, vejiga (entre 10 y 6 veces más que en mujeres).
  • Accidentes de tráfico, tanto como peatón como conductor (3 veces más que mujeres).
  • Ahogamiento en el mar y en las piscinas (8 veces más que las mujeres).
  • Alcoholismo, con secuelas como la cirrosis.
  • Suicidios consumados, precedidos de depresiones encubiertas (entre 3 y 6 veces más que las mujeres).
  • Farmacodependencia (5 veces más que las mujeres).
  • Infección por VIH.
  • Y por supuesto, los Cánceres genitales específicos: próstata y testículo.

Los hombres son diferentes a las mujeres no solo en los riesgos de salud que puedan presentar sino en la forma de percibir, y solucionar sus problemas de salud. En esto sentido, es común que los hombres adopten los siguientes comportamientos frente al malestar físico o psiquico:[1]

  • Demora o subvaloración para percibir signos de alarma corporal.
  • Postergar el afrontamiento del malestar que frecuentemente es percibido como “amenaza incontrolable”.
  • Gestionar el miedo y la ansiedad que genera lo incontrolable por vías como el enojo, la culpabilización a otr@s o el ensimismamiento.
  • Retardar la consulta
  • No aceptar el rol de enfermo
  • Ser reticente a las maniobras e indicaciones médicas.
  • Abandonar precoz y frecuentemente los tratamientos.
  • Visitar menormente las instituciones de salud.

 

Prevención de la violencia

Otro de los riesgos inherentes a su condición de género, son los eventos externos con componente violento (agresiones físicas y psicológicas, accidentes), circunstancias más comunes que incluso muchas patologías de alta prevalencia.

Esos eventos externos se ven fuertemente potenciados por conductas riesgosas que se deben intervenir:

  • Alcoholismo
  • Consumo de sustancias psicoactivas
  • Conducción de vehículos o laborar bajo efecto de los dos primeros.
  • Arraigos culturales de comportamientos agresivos
  • Intolerancia a la crítica.

Muchas de estas conductas, toleradas socialmente y muchas veces fomentados, en combinación o aisladamente se convierten en catalizadores de comportamientos que terminan en eventos violentos con secuelas para el propio individuo y/o los demás.

 

Se debe fomentar la educación para:

  • Identificar tempranamente los riesgos de estar bajo el efecto de alguno de estos factores.
  • Conocer sus efectos sobre el individuo, la familia y la comunidad.
  • Promover la autoayuda.
  • Aprender el cómo y cuándo solicitar ayuda.
  • Comprender que son evitables y manejables cuando se detectan oportunamente.
  • Tiene consecuencias que pueden terminar en la disolución de la familia, perdida del trabajo y hasta en responsabilidades legales ante la sociedad.

 

Salud sexual y reproductiva

La prevención del VIH/SIDA es fundamental para contener la epidemia  creciente del VIH/SIDA. El virus se puede transmitir por contacto sexual no protegido con fluidos como el semen, secreciones vaginales o sangre; por lo cual, cualquier persona al estar en contacto directo de las mucosas con estos fluidos se expone a desarrollar la enfermedad. Por vía sanguínea también es posible la transmisión del virus, por ello los productos sanguíneos en los bancos de sangre tienen un estricto control de calidad para garantizar que sean seguros. En los procedimientos que sean invasivos como los piercing, tatuajes o tratamientos odontológicos se puede transmitir también el virus al presentarse  una puerta de entrada para el virus.

El so del preservativo es una herramienta importante para evitar la transmisión del virus por vía sexual. Sin embargo la mejor estrategia es el conocimiento de la pareja, de su estado de salud y

el compromiso de las dos personas para mantener una relación sexo-afectiva estable con una única  persona.

El uso correcto del preservativo es una medida efectiva para evitar la transmisión del virus, por lo cual dentro de las actividades de obligatorio cumplimiento en los Establecimientos de Sanidad Policial (ESP) se ofrece:

  • Educación en la importancia del uso del preservativo,
  • Taller del uso correcto del preservativo
  • Entrega de preservativos según los factores de vulnerabilidad de la persona

 

Es importante resaltar que una persona  puede tener el virus sin desarrollar signos externos, por lo cual si se va a tener relaciones sexuales con una persona  de la que se desconoce su pasado sexual,  es vital el uso del preservativo.

 

El preservativo se debe usar en todos los casos que exista contacto con fluidos como el semen, sangre o secreciones vaginales, por lo cual se debe usar en el sexo vaginal, oral y anal. Un solo contacto sexual puede ser suficiente para la transmisión del virus.

 

La presencia de otras enfermedades sexuales como la sífilis aumenta el riesgo de transmisión del virus por lo cual es importante evitar tener relaciones sexuales con personas que tengan estas patologías. Así mismo, los pacientes están en el deber moral de que en caso de tener conocimiento de tener una enfermedad de transmisión sexual, informar a su pareja y abstenerse de tener relaciones sexuales.

 

Una parte también importante de la prevención del VIH/SIDA es la realización voluntaria de pruebas diagnosticas para el VIH. Esto permitirá conocer la presencia de la infección en una persona y realizar un tratamiento oportuno en caso de ser necesario, esto ayuda a cortar cadenas de transmisión y a disminuir el riesgo de transmisión del virus. La prueba voluntaria de VIH no tiene costo. Solicite información en los servicios de salud sexual y reproductiva de su ESP.

NOTA   IMPORTANTE

Un  estudio reveló que los hombres obesos que sufren de cáncer de próstata tienen el doble de posibilidades de morir que los hombres que llevan un peso saludable. Los altos niveles de insulina (lo que se vincula con la obesidad) están relacionados con las posibilidades de morir en los enfermos de cáncer.

"Los resultados deberían concientizar  a más hombres de la importancia de comer sano y ejercitarse más". 

 

La próstata es una glándula que sólo los hombres tienen; por lo tanto, el cáncer de la próstata sólo afecta a los hombres. La próstata es aproximadamente del tamaño de una nuez. Se encuentra justo debajo de la vejiga y delante del recto. El conducto que transporta la orina (la uretra) pasa por la próstata.Prevención del cáncer de próstata 

 

Las hormonas masculinas permiten el crecimiento de la glándula prostática en el feto. La próstata sigue creciendo durante el crecimiento de niño a hombre. Si se eliminan las hormonas masculinas, la glándula prostática no crece hasta su tamaño normal, o su tamaño se puede reducir. La próstata contiene células que producen parte del líquido seminal. Este líquido protege y nutre la esperma.

 

Causas del cáncer de la próstata

Al igual que otros tipos de cáncer, en el de próstata no se conoce exactamente la causa. Sin embargo, los siguientes son los factores más asociados:

  • Edad: A medida que el hombre se va haciendo mayor, aumenta la probabilidad de contraer cáncer de la próstata.
  • Raza: Por razones que no se conocen, el cáncer de la próstata es más común en los hombres de raza negra que en los de raza blanca. Además, los hombres de raza negra tienen el doble de probabilidades de morir a causa de esta enfermedad.
  • Alimentación: Los hombres que comen muchas carnes rojas o consumen muchos productos lácteos altos en grasa en su dieta parecen tener mayores probabilidades de contraer cáncer de la próstata. Estos hombres también tienden a comer menos alimentos de origen vegetal como frutas, ensaladas y verduras lo que aumenta su riesgo
  • Ejercicios: La actividad física regular y el mantener un peso adecuado pueden reducir el riesgo de cáncer de la próstata.
  • Antecedentes familiares: Los hombres que tienen familiares cercanos (padre o hermano) que han tenido cáncer de la próstata tienen más probabilidades de contraer esta enfermedad, especialmente si sus familiares eran jóvenes o si tenían menos de  65  años.

NOTA   IMPORTANTE

Un  estudio reveló que los hombres obesos que sufren de cáncer de próstata tienen el doble de posibilidades de morir que los hombres que llevan un peso saludable. Los altos niveles de insulina (lo que se vincula con la obesidad) están relacionados con las posibilidades de morir en los enfermos de cáncer.

"Los resultados deberían concientizar  a más hombres de la importancia de comer sano y ejercitarse más".

 

 

Prevención del cáncer de la próstata

Teniendo en cuenta los factores antes mencionados, es posible reducir su riesgo de aparición con el consumo de una alimentación saludable, si consume menos grasa y más alimentos de origen vegetal como frutas, ensaladas, verduras y granos. Los científicos recomiendan una dieta baja en carnes rojas, especialmente las que contienen mucha grasa. Consuma 5 o más porciones de frutas y vegetales o verduras diariamente. El tomate, la toronja y la sandía son frutas ricas en una sustancia (los licopenos) que ayuda a disminuir el riesgo de cáncer de la próstata.

 

Detección del cáncer de la próstata

La  mejor  manera  para  detectar  el  cáncer  de   próstata tempranamente es  mediante la  realización  del  tacto  rectal realizado por  el  médico. Debido a que la glándula prostática está situada justo enfrente del recto, el médico puede palpar cualquier protuberancia o áreas duras en la próstata, lo que puede presumir presencia de un cáncer. La realización de este examen está orientada a la detección temprana de este evento. Es  importante  recalcar  que  la  realización  del  tacto  rectal  no implica  de  ninguna  manera la  perdida  de   virilidad  en  los  hombres.

De igual forma, se puede detectar midiendo la cantidad que usted tiene de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) mediante una muestra de sangre.

La Liga Colombiana contra el Cáncer Seccional Bogotá, recomienda la realización de la prueba sanguínea del antígeno prostático específico (PSA) y el examen digital del recto una vez al año a partir de los 50 años de edad en aquellos hombres que no tienen serios problemas de salud.

Los hombres en alto riesgo, tales como los hombres de raza negra y aquéllos cuyos parientes de primer grado (padre, hermano, hijo) recibieron el diagnóstico de cáncer de la próstata a una edad temprana, deben comenzar a someterse a los exámenes a la edad de 45 años.

 

Si se sospecha la presencia de cáncer 

A menudo el cáncer de la próstata no presenta síntomas pero se puede detectar mediante la prueba de PSA y el examen digital como se mencionó arriba. De igual forma, los problemas con la orina pueden ser una señal de alerta, aunque con mayor frecuencia, este se relaciona con una condición menos grave conocida como hiperplasia prostática benigna.
 

Los síntomas del cáncer avanzado de la próstata incluyen los siguientes:

  • Dificultad para tener o mantener una erección (impotencia).
  • Sangre en la orina.
  • Dolor en la pelvis, columna vertebral, caderas o costillas

Si ciertos síntomas, o los resultados de las pruebas de detección temprana indican que usted pudiera tener cáncer de próstata, su médico le hará pruebas adicionales para determinar si tiene la enfermedad como la biopsia de la próstata. Durante una biopsia, se extirpan algunas células de su próstata para que puedan ser enviadas al laboratorio, y así determinar si existen células cancerosas.

El mejor tratamiento depende de una variedad de factores, incluyendo su edad, salud general, la etapa y grado de su cáncer y su opinión sobre los efectos secundarios de los distintos tratamientos.

La cirugía, la radiación y la terapia hormonal son los tratamientos más comunes contra el cáncer de la próstata. La quimioterapia puede usarse en algunos casos, y la espera en observación puede ser una opción para algunos hombres, aunque en realidad no sea un tratamiento.

 

Actividad física en el hombre adulto

El ejercicio constituye una herramienta no farmacológica, que puede contribuir a mantener y mejorar su capacidad funcional, su calidad de vida y bienestar, lo mejor posible y por mayor tiempo. Las recomendaciones deben basarse en los principios fisiológicos de la capacidad de respuesta y adaptación de los tejidos, órganos y sistemas, a los estímulos. Si los estímulos son adecuados, existe la posibilidad de aumentar la capacidad funcional o mantenerla a un nivel alto. Y deben ser adecuados porque los estímulos pequeños no determinan adaptación, los estímulos medianos, producen adaptación  óptima y los grandes, son perjudiciales.

De otra parte los adultos que nunca han realizado ejercicio físico, ni participado de deporte alguno y su vida ha sido sedentaria, la actividad física debe orientarse con fines preventivos y de mantenimiento de la salud respetando sus posibilidades físico-fisiológicas.

 

Efectos del ejercicio físico en el adulto

El entrenamiento de resistencia inducirá una mayor capacidad para resistir un esfuerzo el mayor tiempo posible sin que aparezca la fatiga, mejorando la capacidad funcional y adaptación cardiovascular, respiratoria, muscular y endocrino-metabólica.

El incremento de la masa muscular en el adulto mayor permite el mejor desarrollo de las demás capacidades física, a su vez contribuye al mantenimiento de una postura adecuada en cualquier posición y es un factor de protección del tejido óseo ante la descalcificación. El aumento de la masa muscular se consigue con tablas de ejercicios dinámicos que contengan reducidos componentes estáticos como la utilización  repetida muchas veces de pesas de mano ligeras.

La flexibilidad, capacidad que se deteriora con la edad, permite movimientos más amplios y armoniosos y además favorece la coordinación  y el equilibrio. Se consiguen los incrementos de flexibilidad con estiramientos diarios de 10 a 20 minutos.

El entrenamiento de coordinación motora es más necesario en los hombres  que en las mujeres y la respuesta  a este tipo de actividad viene condicionada por el incremento de las acciones motoras complejas que son muy necesarias para el desarrollo del quehacer diario.  Se incrementará en todas las sesiones de trabajo y estará influenciado por la suma de las acciones motoras.

Por último el ejercicio físico y el deporte, imprime al que lo practica un aspecto más saludable y estético. Permite conservar mayor fuerza vital y física.  Y ayuda a mantener y recuperar el equilibrio físico y psíquico.

No olvidar que la actividad física debe acompañarse  de una dieta ajustada a sus requerimientos nutritivos y energéticos.