Salud mental
Salud mental

Conflictos de Pareja

Es común que en las familias se presenten conflictos de pareja ocasionados por  una mala comunicación  sobre temas de importancia, por la forma de tomar decisiones, por los roles o responsabilidades que se deben cumplir, por choques en la personalidad, por el manejo de la economía familiar o por el liderazgo o poder entre los miembros de la pareja.

 

Tome  nota de algunas cosas que pueden ayudarle a resolver los conflictos sanamente con su pareja y en familia:

  • Escuche al otro de forma proactiva, es decir,  intente comprender las ideas, suposiciones y posturas afectivas y comportamentales de su pareja.
  • Respétense mutuamente pues el respeto es la clave para mantener el diálogo. No se insulten, no se mientan ni se culpen mutuamente.
  • Encuentre un terreno común. Concéntrese en las similitudes  y en los intereses compartidos.
  • Sea claro en el objetivo, precise qué es  lo que quiere y que es lo que espera. Sea receptivo y escuche otras alternativas. Prepárese para explorar alternativas con su pareja, oiga propuestas diferentes para alcanzar su objetivo planteado.
  • Concéntrese en los hechos, aunque no es fácil, procure separar los hechos de sus imaginarios y de sus emociones. 
  • Utilice la razón pidiendo que se aclare el significado de las cosas para que no interprete algo a partir de su emoción.
  • Jamás utilice la fuerza para resolver un problema con su pareja. Recuerde por qué eligió vivir con él o ella y el afecto que los vincula.
  • Acepte y tolere las diferencias, no ataque al otro porque no piensa o siente igual que usted.
  • Perdone. Ambas partes deben  dejar agravios  o problemas anteriores para  reparar la relación.
  • Haga concesiones, ceda para que su pareja ceda.
  • Si cree que después de intentarlo todo no soluciona el conflicto, considere buscar ayuda profesional.

 

Cómo controlar el estrés

Aprenda a controlar su estrés; usted lo puede lograr usando el cuerpo para calmar la mente y la mente para calmar el cuerpo.

Al expresar estos sentimientos a otras personas, los podemos entender y controlar mejor. Las personas que se entienden bien con su pareja o con un buen amigo tienen alguien que les puede ayudar a controlar el estrés en sus vidas.

El llanto también puede aliviar las tensiones.  Es una de las cosas que nos ayuda a mantener nuestra salud emocional.  A algunas personas también les ayuda escribir o hacer trabajos manuales o artísticos.

 

Realice ejercicio, camine a buen paso; ello permite la descarga de energía acumulada.  Después de una caminata larga, el nivel de estrés será menor y más fácil de controlar.

 

Cómo evitar los sentimientos de culpa

No tiene caso sentirse culpable por algo en particular o por estar enfermo.  Es cierto que podemos hacer muchas cosas para tratar de evitar diferentes males y enfermedades y para mejorar nuestras posibilidades de recuperación.  Pero por otro lado, hay enfermedades que dan y persisten a pesar de todo lo que hagamos.  No se culpe a sí mismo.  Hay cosas que no se pueden cambiar. 

 

Los abusos de autoridad pueden desembocar fácilmente en violencia.

El enojo y las discusiones son partes normales de las relaciones sanas entre las personas.  No obstante, el enojo que tiene resultados violentos, como amenazas o golpes, no es normal ni sano.  El lenguaje abusivo y el abuso físico y sexual no son una parte aceptable de ninguna relación humana.

El comportamiento violento muchas veces comienza con amenazas o incidentes más o menos leves.  Pero con el tiempo, puede volverse mucho más serio y acabar lastimando a alguien.  Al parecer, el comportamiento violento es generalmente algo que se aprende de otras personas.  Por eso es importante enseñarles a sus niños que la violencia no es una buena manera de resolver problemas.

 

Prevención de la violencia

Busque maneras pacíficas de resolver sus conflictos.  No tiene nada de malo discutir las cosas; inclusive es saludable, siempre y cuando la discusión no se vuelva violenta. 

  • No le pegue a sus niños cuando los regañe.  Así ellos aprenderán que la violencia no es ningún modo de resolver las cosas.
  • Para evitar la violencia con pistolas y otras armas:
  • Asegúrese de que nadie en su casa tenga la oportunidad de usar un arma de cualquier tipo a menos que sepa cómo usarla sin peligro.
  • Para guardar un arma de fuego, descárguela y luego enciérrela bajo llave.  Guarde las balas bajo llave en otro lugar.
  • No guarde armas de fuego cargadas en una casa donde haya niños o donde viva alguien que tenga un problema con el alcohol o las drogas. Tampoco las tenga donde viva una persona violenta o alguien que haya amenazado con suicidarse.

De lo anterior podemos encontrar también angustia o ansiedad como resultado de los múltiples conflictos propios del ciclo de vida, lo cual implica una conducta o reacción normal de asustarse o ponerse nervioso en ciertas situaciones.  Pero esos sentimientos deben desaparecer cuando la situación que los provoque se resuelva.

Por ello le recomendamos unos tips para aprender a manejar la angustia, los cuales le ayudarán a calmar las angustias comunes. También se pueden combinar con la atención médica en casos más difíciles.

  • Reconozca y acepte las angustias que le causen situaciones o temores específicos.  Luego dígase a sí mismo: "Está bien, ya sé cuál es el problema.  Ahora voy a resolverlo".
  • El ejercicio y los masajes alivian la tensión.
  • No fume, no coma chocolate y evite las bebidas con alcohol o cafeína.  Todas estas cosas empeorarán sus angustias.
  • Practique técnicas de relajación.
  • Mantenga su mente ocupada: haga algo que le agrade, como ir a una película divertida o dar una caminata.
  • Planifique su día.  El tener demasiado o muy poco que hacer puede causarle angustia.
  • Apunte sus sensaciones y hable sobre ellos con un amigo. El confiar en otras personas a veces calma la tensión.