Distrito Capital, Bogotá
Martes, 21 de Mayo de 2019
Uno de sus integrantes, quien perteneció al ELN, era considerado como el más sanguinario del grupo.

En el marco del plan presidencial, ‘Juntos Construyendo Seguridad y Convivencia’, la SIJIN de la Policía de Bogotá, adelantó un trabajo de investigación durante un año, que permitió la captura de siete personas, quienes integraban una estructura criminal conocida como ‘Los Paisanos’ o ‘Los Bam Bam’.

Estos sujetos venían sembrando terror en Ciudad Bolívar, pues además de tener el control en tres zonas de la localidad, se habían dedicado al homicidio por ajuste de cuentas. Según las investigaciones, serían responsables de al menos nueve muertes violentas, por el control del microtráfico.

Uno de los integrantes, que fue capturado, es un sujeto reinsertado del ELN, conocido como ‘Mister’. Es señalado de ser el más sanguinario de la estructura criminal, incluso los mismos delincuentes, manifestaban el miedo que le tenían, pues utilizaba la violencia y la tortura contra expendedores o consumidores que tuvieran deudas pendientes con ‘Los Paisanos’.

A este hombre, La SIJIN, logró comprobarle su responsabilidad en la muerte de un joven, en el sector de La Pasquilla a quien habría torturado previamente, porque al parecer rendía la droga con cemento con el propósito de quedarse con un mayor porcentaje de las ganancias.

Además de estas actividades violentas, ‘Mister’ era el encargado de administrar un expendio de estupefacientes, en el sector del Mochuelo.

El líder de ‘Los Paisanos’, se hacía llamar ‘Pluma Blanca’, quien además de tener un amplio prontuario delictivo, manejaba la venta de estupefacientes en los billares, bares y discotecas del sector de El Lucero.

Para identificar y capturar a este hombre, fue necesario infiltrar a un agente encubierto, pues ‘Pluma Blanca’, contaba con un cuerpo de escoltas, conformado por otros delincuentes, quienes lo alertaban sobre la presencia de la Policía. En estos escenarios de rumba, se las ingeniaba para ingresar el popper, el perico y la marihuana, sin levantar sospecha.

Este negocio criminal, les dejaba ganancias que oscilaban entre uno y dos millones de pesos por noche.

Sin embargo, el homicidio y el tráfico de alucinógenos, no era la única actividad ilegal a la que se dedicaban, sino también a cometer hurtos y hasta fleteos, que generaban pánico en la comunidad, pues no se atrevían a denunciarlos por temor a posibles represalias.

De los capturados figura otro sujeto a quien conocían como ‘Chinga’, de quien según dicen, asesinaba por placer, principalmente a consumidores que se negaran a comprarle la droga. Hasta el momento se le han comprobado tres muertes violentas, pero los investigadores no descartan que sea el autor de otros homicidios, cometidos en Ciudad Bolívar.

Este trabajo de investigación, logró poner tras las rejas a estas siete personas, que estaban tratando de extender sus tentáculos criminales en más zonas del sur de la ciudad.

Las pruebas aportadas por la SIJIN, que incluyen audios, donde se evidencia las muertes que ordenaban ejecutar y videos de seguimientos, algunos obtenidos por el agente encubierto, fueron claves para que un juez los cobijara con medida de aseguramiento, por los delitos de homicidio agravado, tráfico, fabricación de armas y tráfico de estupefacientes, con conexidad al narcotráfico.