Distrito Capital, Bogotá
Jueves, 12 de Septiembre de 2019
Atemorizaban y extorsionaban a conductores informales al sur de la capital.

 

En el marco de la ofensiva nacional contra el delito ‘el que la hace la paga’, la Policía Nacional de todos los colombianos a través del Gaula, logró desarticular una importante red criminal que mantenía atemorizado al sector de transporte informal al sur de la capital del país.

En las últimas horas, el Gaula de la Policía asestó un contundente golpe en contra de una banda de delincuencia común conocida en el bajo mundo como La Familia, conformada por una pareja de esposos, sus dos hijas y nieta, quienes se habían apoderado de un concurrido sector de la localidad de Ciudad de Bolívar, imponiendo la cultura del miedo hacía los conductores de transporte público informal que no querían acceder a amenazas y extorsiones para poder ejercer su oficio.

Fueron varias las denuncias por parte ciudadanos en las que manifestaban ser víctimas de un grupo de personas que los presionaban violentamente para pagar una cuota, y así poder ejercer su labor como transportadores informales. Según las versiones de las víctimas, los integrantes de “la familia” delinquían cerca de un reconocido centro comercial de Ciudad Bolívar, donde ubicaban a los conductores de transporte informal que se estacionaban para prestar su servicio, obligándoles a pagar una cuota diaria de 4 mil pesos y una semanal de 25 mil, para garantizarles una supuesta seguridad en el sector. Según las investigaciones esta banda recolectaba sumas mensuales entre 6 a 7 millones de pesos, producto de las extorsiones.

Este grupo delincuencial estaba encabezado por un hombre conocido como ‘el tío’, quien era el encargado de hacer los seguimientos a las rutas de los conductores, para abordarlos en los recorridos y extorsionarlos mediante arma de fuego. También hacía parte de “la familia”, alias ‘Astrid’’, esposa de este sujeto, quien hacía de segunda en la banda, encargándose de reemplazar a su esposo para la recolección del dinero a los conductores, cuando él se iba a descansar.

El resto de la banda estaba conformada por ‘la flaca’ y a ‘Nidia’, hijas de la pareja, además de la nieta, conocida como ‘Wendy’ (hija de ‘La Flaca’), una joven de 18 años, quien en compañía de su mama y su tía, se iban a otros sectores cercanos del centro comercial para extorsionar más víctimas y así extender su campo de acción. Una vez recopilado el suficiente material de prueba por parte de los investigadores en contra de esta banda, se realizó un operativo nocturno en la avenida Villavicencio con Avenida Gaitán, donde fueron capturados todos los integrantes de “la familia”.

En el momento de la captura de ‘el tío’, tenía en su poder una pistola con la que intimidaban a los conductores. Esta arma está siendo objeto de análisis ya que se presume como hipótesis que puede estar implicada en el asesinato de un ciudadano el pasado 23 de marzo.

Los capturados deberán responder por los delitos de porte y tráfico de armas de fuego, concierto para delinquir y extorsión agravada. El Gaula de la Policía Nacional durante este año ha recibido 4448 casos por extorsión, arrojando una disminución del 14%, frente al mismo periodo de 2018, cuando se habían reportado 5170 denuncias. Por este delito se han realizado 1997 capturas.