Distrito Capital, Bogotá
Jueves, 02 de Noviembre de 2017
Con el fin de disminuir accidentes, las autoridades buscan generar multiplicadores que sensibilicen a más usuarios.

La Seccional de Tránsito y Transporte de Bogotá, en coordinación con la Secretaría Distrital de Movilidad, la Agencia Nacional de Seguridad vial y apoyo del sector privado,   gradúan a 83 conductores, (54 de ellos motociclistas) quienes luego de cumplir 120 horas de catedra en materia de la aplicación del Código Nacional de Tránsito y prevención de la accidentalidad, entre otros, reciben la certificación como “Promotores de la Cultura en Seguridad Vial” y además se les otorga una moneda emblemática como símbolo del acuerdo y trabajo mancomunado entre conductores  y autoridades de tránsito.

Este curso de “Promotores de la Cultura en Seguridad Vial”, en el que tuvo participación 16 mujeres, se da gracias al estudio efectuado por las autoridades viales, luego de analizar los índices de accidentalidad en el que se encontraban inmersos los conductores de vehículos de servicio particular y de motocicleta; tan solo este último usuario vial, tiene una participación del 25% del total de la accidentalidad en la ciudad de Bogotá, así mismo se examinaron las diferentes causas que conllevaban a esto y la incidencia del comportamiento humano al momento de conducir, siendo este el principal factor de siniestralidad, es por esto que de manera conjunta las autoridades buscan contribuir a mejorar los hábitos de conducción y comportamiento de los diferentes actores viales a través de la corresponsabilidad ciudadana, acción que en parte consistente en difundir un mensaje de sensibilización y Cultura Vial, que se vea reflejado en la disminución de la accidentalidad y adopción de conductas seguras.

Teniendo en cuenta que ocasionalmente se  presentan casos de intolerancia sobre las vías, en el que conductores de todo tipo de vehículo buscan solucionar sus diferencias haciendo uso palabras ofensivas e incluso llegando a utilizar la fuerza o más grave aún el uso de herramientas que pueden llegar a causar lesiones graves, se vio la necesidad de incorporar en el pensum académico la asignatura denominada resolución de conflictos, considerada como una de las principales, ya que del tratamiento que se le dé a un incidente depende su solución, seguido de esta materia, por supuesto se encuentran otras más como el Código Nacional de Tránsito, (Ley 769 de 2002), primeros auxilios, técnicas de conducción, movilidad reducida, bio-cinemática, resolución 1737 utilización del casco, actuación en caso de estar involucrado en un accidente de tránsito y ley 1696 conducción bajo el influjo de alcohol, entre otras.

El coronel Rodolfo Oswaldo Carrero Villamil, jefe de la seccional de tránsito y transporte de Bogotá,  aseguró que esta alianza entre conductores, entidades privadas y autoridades viales, debe continuar para así poder contribuir a generar una cultura en seguridad vial, así mismo agradeció a los graduandos quienes lograron esforzarse dedicando un tiempo a la catedra para poder finalmente obtener su certificación como “Promotores de la Cultura en Seguridad Vial”.

Para William Cuellar Velasco, un motociclista que obtuvo el título de Promotor Vial y quien se desempeña como escolta privado, considera que esta iniciativa es de gran importancia para prevenir accidentes, así mismo afirmó que ya viene dedicando tiempo los fines de semana para compartir los conocimientos adquiridos en este curso con otros motociclistas