Distrito Capital, Bogotá
Jueves, 24 de Agosto de 2017
Nueve personas capturadas, una de las principales integrantes de la red fue capturada en España.

Los ofrecimientos eran tentadores para las mujeres, muchas de ellas entre los 18 y 25 años edad. Posibilidades de empleo en el extranjero como vendedoras, modelos o simplemente empleadas, pero con unos salarios supuestamente exorbitantes. Todas las promesas terminaron por ser falsas y en realidad eran la modalidad de engaño utilizada por una red señalada de trata de personas hacia China.

La información obtenida por parte de la Fiscalía General de la Nación, la Dirección de Investigación Criminal de la Policía -DIJIN- y Migración Colombia, de 15 víctimas de este delito que regresaron a Colombia después de una experiencia tortuosa en Asia, fue compartida y verificada hasta dar con las identidades, ubicación y roles de los presuntos integrantes de la estructura criminal.

El trabajo articulado permitió la captura de nueve personas en Bogotá, Medellín, Pereira y Cali. Una mujer conocida como ‘Sara’ fue capturada en el aeropuerto de Barajas, en Madrid (España), gracias a una notificación roja emitida por INTERPOL, hacía escala en este país y viajaba rumbo a China.

Durante las diligencias de registro y allanamiento fueron incautados 13 teléfonos celulares, 12 computadores portátiles, cuatro discos duros, memorias USB, 20 billetes de diferentes países, dos sellos de las embajadas de Malasia y Argentina, pasaportes, desprendibles de empresas de giros y tarjetas de presentación a China.

Los ocho detenidos en Colombia fueron imputados por los delitos de trata de personas y concierto para delinquir. Por disposición del juez de garantías, siete recibieron medida de aseguramiento en cárcel y uno de los presuntos integrantes de la red, quien se encuentra en condición de discapacidad, quedó en libertad.

De acuerdo a la investigación realizada durante dos años por la Fiscalía General, la DIJIN y Migración Colombia, esta red de trata de personas captaba víctimas en los departamentos de Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca y en el Eje Cafetero. Las jóvenes ilusionadas con las ofertas de trabajo aceptaban ir a China y eran trasladadas a Bogotá donde les entregaban pasaportes, visas y otros documentos para salir del país.

Posteriormente, viajaban a Asia con 500 dólares en su poder y eran esperadas en China por contactos de la estructura, que las instalaban en hoteles de Guangzhou y Hong Kong. Según las declaraciones recibidas, allí les quitaban los documentos, el dinero y otras pertenencias, y las sometían a explotación sexual. Las mujeres sólo podían recobrar la libertad cuando pagaban una supuesta deuda de 25 mil dólares. La suma siempre iba en aumento porque permanentemente eran multadas.

Las que reunieron el dinero y lograron escapar fueron deportadas a Colombia. Aquí denunciaron el trato degradante e inhumano que recibieron, y muchas llegaron con graves afectaciones físicas.

Gracias a esta operación cayeron las principales piezas de la organización criminal vinculada a la trata de personas, entre ellas, ‘Sara’ (capturada en España) y ‘Benelope’, las denominadas ‘manillas’, quienes serían las encargadas de controlar a las víctimas en Colombia y su traslado a China, al parecer, manejaban las conexiones en ese país.

También fueron capturados los captadores o reclutadores de las víctimas, conocidos como ‘el taxista’, ‘checho’, ‘Osorio’, ‘la Katalina’ y ‘Sandra’. Otros detenidos son dos hombres que recibían los alias de Fabio y Raúl, representantes legales de una agencia de viajes y presuntos responsables de tramitar visas, tiquetes aéreos y otros documentos. Los testimonios recopilados indican que esta empresa tendría una sucursal en Guangzhou (China).

Otros señalados contactos de la estructura estarían fuera del país. Contra ellos hay notificación azul de INTERPOL.