País
Lunes, 21 de Septiembre de 2020
Seremos garantes del derecho que tienen los ciudadanos en las jornadas de manifestación pacífica.

Con ocasión de la jornada de manifestaciones públicas previstas para hoy en todo el país, la Policía Nacional, las Fuerzas Militares y las autoridades político-administrativas tenemos hoy la misión de garantizar la tranquilidad y la seguridad tanto de los ciudadanos que hacen parte de las marchas como de las personas que no participan en ellas.

Somos garantes del derecho que tienen los ciudadanos a la manifestación pública y pacífica, siempre y cuando lo hagan dentro de los parámetros de la Constitución Política y la Ley.

A propósito, la Constitución Política señala en algunos de sus artículos que los ciudadanos tienen derecho a la libre circulación (Artículo 24) -lo cual está igualmente contemplado en el Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos-, y que deben respetar los derechos ajenos y no abusar de los propios (Artículo 95 numeral 1 de la Carta Política). Así mismo, se debe velar por la protección de la integridad del espacio público (Artículo 82).

Con el ánimo de evitar acciones vandálicas que opaquen y pretendan deslegitimar las marchas, la Fuerza Pública tiene desplegadas sus capacidades en el ámbito preventivo y operativo para acompañar y garantizar una jornada en completa normalidad.

Es importante recordar que aún estamos en época de pandemia y que todas las personas que se encuentren en vía pública o en lugares de alta afluencia deben cumplir con las medidas de bioseguridad, ya que podrían exponerse a una orden de comparendo contemplada en el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, a sanciones penales por propagación de la pandemia y, lo que es más prevalente, a consecuencias en su propia salud y la de sus familias.

No está de más recordar que las personas que intenten afectar el desarrollo de las jornadas de manifestación pública mediante vías de hecho pueden verse inmersas en comportamientos contrarios a la convivencia, como los relacionados con la afectación al espacio público y el patrimonio o en delitos como daño en bien ajeno, perturbación del transporte público, apoderamiento de medios de transporte colectivo, obstrucción a vías públicas que afecten el orden público, empleo o lanzamiento de sustancias u objetos peligrosos, hurto, lesiones personales, violencia contra servidor público y delitos de peligro común que puedan ocasionar grave perjuicio a la comunidad.

También queremos hoy hacer un llamado a todos los ciudadanos para que se abstengan de multiplicar o reenviar contenidos por redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, sin antes verificarlos con fuentes oficiales de información.

Es menester recordar que personas inescrupulosas aprovechan estas jornadas para generar zozobra e incertidumbre y que, al igual que aquellas personas que deciden compartir las Fake News, pueden terminar enfrentando consecuencias penales por el delito de instigación a delinquir.  

Reiteramos nuestro con el respeto por los derechos humanos y rechazamos cualquier acción que se aparte de este precepto.

Invitamos a los colombianos a que denuncien de inmediato a la línea 123 cualquier acción que pretenda alterar el orden público.

Por el respeto a los derechos de todos los ciudadanos, ‘Somos uno, somos todos’.