Distrito Capital, Bogotá
Viernes, 22 de Junio de 2018
El alijo tenía como destino la cuidad de Groninga en Holanda.

Los narcotraficantes no cesan en su intento de traficar droga haciendo uso de curiosos métodos para desviar, sin éxito, la atención de las autoridades.

En esta ocasión, y cuando la fiebre por el fútbol contagia a muchas personas alrededor del mundo, estas organizaciones delictivas aprovechan la pasión de los hinchas por nuestra selección para impregnar prendas de vestir con clorhidrato de cocaína, a través de un proceso químico en donde el alcaloide se disuelve y se esparce por la tela. Después este proceso es revertido con la ayuda de un experto químico para extraer la droga sin perder un solo gramo.

Esta modalidad fue descubierta en horas de la madrugada por los uniformados de la Dirección Antinarcóticos que revisan las encomiendas y envíos que salen por la terminal aérea con destino a otros países.

En total 14 camisetas similares a las usadas por la Selección Colombia en el mundial de Rusia estaban empacadas junto a unas ruanas o ponchos típicos. Justamente un uniformado revisó la prenda y a simple vista no descubrió objetos contaminantes. Sin embargo, su experiencia y olfato lo llevaron a dudar de este envío, puesto que el remitente, desde la ciudad de Barranquilla, pretendía hacer llegar estas playeras hasta Groninga en Holanda.

Entonces, con la ayuda de una prueba Narcotex, inspeccionó la tela y observó que la camiseta, que despierta tanta alegría a un país que vive y siente el Mundial, estaba contaminada con clorhidrato de cocaína.

Al final, tras revisar toda la encomienda, se pudo determinar que todas las camisetas estaban impregnadas con más de cinco kilos de cocaína (peso bruto).

Las investigaciones continúan a fin de establecer quienes serían los responsables de este frustrado intento de enviar el alcaloide a Europa.

En lo corrido del año se han incautado 350 kilos de clorhidrato de cocaína en el Aeropuerto Internacional El Dorado.