Distrito Capital, Bogotá
Miércoles, 19 de Abril de 2017
Entre los 11 integrantes se encontraban un registrador, y un líder político.

En septiembre de 2015 la Policía Metropolitana de Bogotá recibió una denuncia que indicaba que un grupo de, por lo menos, 11 personas se dedicaban al tráfico de migrantes cubanos y venezolanos que iban en busca del llamado ‘Sueño Americano’.

De inmediato, un equipo conformado por varios investigadores de la Seccional de Investigación Criminal Sijin realizó las verificaciones correspondientes y encontró que dicha organización tenía conexiones con algunos funcionarios públicos y líderes políticos, quienes aprovechándose de sus cargos lograban sacar documentación ilegal que permitía la emisión de pasaportes y la salida del país de los cubanos a territorio panameño y mexicano, desde donde ‘los clientes’ hacían el tránsito con rumbo final a Estados Unidos.

A partir de allí, se inició un trabajo conjunto con la Embajada Americana y la Fiscalía General de la Nación, logrando una serie de rastreos que dieron como resultado la identificación de un registrador municipal, un funcionario público y un líder político, quienes al parecer serían los cómplices de esta estructura delincuencial.

De acuerdo con las pistas recolectadas, los investigadores lograron determinar que inicialmente la organización se las ingeniaba para permitir el ingreso de los ciudadanos cubanos a Colombia a través de Cúcuta y Pasto hasta Bogotá, donde aparentemente les cobraban aproximadamente 6.000 dólares (18 millones de pesos), para entregarles documentos falsos que posteriormente presentaban para obtener pasaportes ilegales.

Cuando el migrante cubano llegaba a realizar la diligencia de este de último documento, el funcionario público que hacía parte de la organización, era el encargado de facilitarles el proceso para evitar cualquier inconveniente en el aeropuerto, logrando que salieran del país hacia Norteamérica.

En algunas oportunidades cuando alguno de los migrantes era descubierto por inconsistencias en la documentación en Panamá o México, los integrantes de la banda tenían planeadas otras estrategias para lograr su salida del país mediante rutas ilegales.

En el operativo coordinado entre Policía y Fiscalía, adelantado en Cali, Cúcuta, Armenia, al municipio de Carmen de Carupa, en Cundinamarca y Bogotá, se realizaron ocho allanamientos logrando capturar a los cerebros de esta estructura que durante el último año traficó con 350 cubanos.

Además, se lograron ubicar a seis ciudadanos de nacionalidad venezolana quienes fueron puestos a disposición de migración en la ciudad de Cúcuta, a quienes se les incautó cedulas colombianas, documentación de trámite de viajes, registros civiles, pasaportes, dólares y euros.

Los capturados fueron puestos ante las autoridades judiciales y deberán responder por los delitos de tráfico de migrantes y concierto para delinquir. Las once personas, entre las cuales estarían cuatro mujeres fueron cobijadas con medida de aseguramiento.

El llamado de la Policía Metropolitana de Bogotá, es a que los ciudadanos extranjeros no caigan en los engaños que le hacen estas personas, si no por el contrario acercarse a las oficinas de Migración Colombia para recibir orientación sobre el ingreso legal a un país.