Nariño, Tumaco
Martes, 12 de Junio de 2018
Nuevo golpe de la campaña policial y militar “Atlas”.
  • Nuevo-golpe-de-la-campaña-policial-y-militar-“atlas”
  • Nuevo-golpe-de-la-campaña-policial-y-militar-“atlas”
  • Nuevo-golpe-de-la-campaña-policial-y-militar-“atlas”
  • Nuevo-golpe-de-la-campaña-policial-y-militar-“atlas”

Unidades de la Dirección de Antinarcóticos en coordinación interagencial con la Brigada Especial contra el Narcotráfico, lograron dar uno de los más importantes golpes a la producción de clorhidrato de cocaína  en contra de “Guacho” quien delinque en esta región del país sembrando el terror en la comunidad.

La ofensiva permitió ubicar a través de la información que hiciera la comunidad mediante denuncia a la Línea 167, llegar hasta el complejo cocalero construido subterráneamente, nueva estrategia de “Guacho” para evadir los controles que realizan los helicópteros de la Policía Nacional, bajo este método también se ha detectado que están obligando a los pobladores de la región para que trabajen al interior de estas estructuras clandestinas, sin importar los altos niveles de calor, poniendo en riesgo la vida de los trabajadores. 

El complejo cocalero localizado en la vereda María en el corregimiento de Llorente tenía la capacidad de producir 5 toneladas mensuales, en el lugar se hallaron: 387 gal. Ácido Sulfúrico,
710 gal. Gasolina, 338 gal. ACPM, 75 kg. Soda caustica, 100 kg. Carbón activado, 10 kg. Cal, 499 kg cocaína en solución, 39.600 kg base de cocaína.  

El laboratorio estaba conformado por cinco construcciones rústicas, estructuras rudimentarias, techo en madera que podían hospedar a un aproximado de 35 trabajadores al servicio del narcotráfico, con el fin de garantizar su normal permanencia para la producción de drogas ilícitas.  Las estructuras y el material incautado estarían avaluados en 1.000 millones de pesos, con lo cual se debilita el brazo financiero de esta organización terrorista, que deja de percibir ingresos y ganancias producto de su neutralización.     

En desarrollo de la operación se logra afectar las finanzas de Walter Patricio Arizala “Guacho” dedicada a la producción, tráfico y comercialización de clorhidrato de cocaína. 

En lo corrido del año la Policía Nacional ha destruido 713 laboratorios para el procesamiento de cocaína.